Ética, factor de confianza para las criptomonedas

Ética como factor de confianza en el mercado de las criptomonedas

Por Moris Beracha
Para Sur Media Madrid

Quizá alguna vez, como en todos los negocios, habrán oído hablar de lo que se conoce en el argot del mundo como wash trading o volumen falso. Esta es una práctica, nada ética por cierto, y seriamente cuestionada. Ocurre cuando una persona u organización se compra y se vende a sí mismo para dar una apariencia de liquidez, lo que hará más atractivo ese activo.

Tal situación afecta seriamente a los traders en lo que concierne a la toma de decisiones, ya que el volumen de mercado es uno de los indicadores críticos al momento de definir y ejecutar estrategias de inversión en ese sentido.

Al respecto, la organización Blockchain Transparency reveló hace algún tiempo en un documento que la ausencia de regulación en el mercado agrava la magnitud del problema. Y muestra una cifra realmente preocupante: alrededor de 80% del trading con Bitcoin, en los 25 exchanges más activos, es falso. Por su parte, el Informe Bitwise, que data del pasado año, destacó que para la fecha aproximadamente 95% del volumen de comercio de esa criptomoneda era esencialmente falso.

Pero la situación no queda allí. Siempre la cifra puede resultar aún más catastrófica de lo que señalan los informes de organismos y publicaciones especializadas en el tema. Por ejemplo, en Corea del Sur la policía acaba de detectar que 99% del volumen de operaciones de CoinBit, el tercer exchange de criptomonedas más grande de esa nación, era falsificado.

Las autoridades han indicado que el wash trading y la manipulación fraudulenta del mercado por parte de este trader generaron transacciones por más de 84,2 millones de dólares, un número especialmente alto, entre los meses de agosto de 2019 y mayo de 2020.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de mayo. A partir de ese momento, la policía de Seúl inició una averiguación exhaustiva, en la cual detectó que una serie de operaciones (99% de ellas) no poseían comprobante alguno, ni los detalles correspondientes a depósitos y retiros. De igual manera, haciendo uso de cuentas fantasmas, los principales ejecutivos de la compañía manipularon el precio de los tokens e inflaron el número de las transacciones. Como resultado, todos los presuntos implicados están detenidos y sus propiedades confiscadas.

Lo anterior lleva a la reflexión. La falta de transparencia y de regulaciones internacionales sobre las operaciones con criptomonedas debe ser motivo de estudio y una mayor preocupación por parte de las autoridades. La ética, el compromiso y la responsabilidad deben poner siempre de manifiesto en operaciones de este tipo.

El fraude y la manipulación se hacen presentes a cada momento y no es la primera vez que la opinión pública es testigo, a través de diversos medios, de cómo empresas y personas inescrupulosas utilizan inversiones en esta suerte de “dinero digital” para cometer algunos delitos. Al parecer, la ética está de vacaciones en algunas firmas dedicadas al mundo de las finanzas virtuales. Y sin ética, no hay confianza alguna por parte de algunos inversionistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *