Retener a los empleados de alto nivel

A los empleados de alto nivel hay que retenerlos

Por: DAVID SOMOZA MOSQUERA

En cualquier ámbito retener a los empleados de alto nivel y preparados puede ser una tarea difícil. Normalmente, los que más capacidades y habilidades tienen suelen tener muchas ofertas detrás de ellos, por lo cual cuando a alguno se le considera tan importante como para no dejarlo ir se deben diseñar algunas estrategias para retenerlo.

Normalmente, un salario más atractivo al que devengan en su puesto de trabajo habitual suele ser el principal motivo para que un trabajador considere cambiarse de empresa, sin importar la cantidad de tiempo que tenga trabajando en la misma.

Para la empresa, en caso de no implementar medidas para evitarlo, enfrentar la realidad de que sus mejores empleados se vayan a la competencia o a emprender por su cuenta representa una pérdida importante. Se quedarán con los trabajadores promedio hacia quienes deberán enfocar otra batería de ideas para que suplan las tareas que los de alto nivel están dejando una vez que se van.

Por supuesto que tratar de igualar la oferta económica que están recibiendo de la competencia es una de las primeras acciones a tomar. No obstante, no siempre es posible equipararla o superarla por vía de salario. En estos casos pueden considerarse otros agregados como bonos extra, horario flexible, oportunidad de crecimiento dentro de la empresa, un seguro médico de mayor alcance, préstamos para adquisición de bienes o servicios y cualquier otro adicional que sume a su cobro mensual.

Integrarlos a actividades que son reservados solo para personal de nivel superior en el organigrama, tales como gerentes o líderes, hace que esos empleados de alto nivel se sientan respetados, a gusto en sus puestos de trabajo y vayan creando el lazo de pertenencia y compromiso con su empleador.

Consultarle sus ideas y ponerlas en práctica es otra forma de que los trabajadores sobresalientes también lo piensen dos veces antes de emprender nuevos retos. Luego de la económica, la frustración de no ser tomado en cuenta dentro de la empresa es otro de los factores que juega en contra a la hora de aceptar una oferta o emprender por su cuenta. Sentirse valorado es fundamental para cualquier trabajador sin importar el status que tenga dentro de una organización.

En el caso de los empleados de alto nivel lo es aún más porque si bien es común escuchar “nos sale muy caro”, a la larga contratar a un nuevo trabajador para suplirlo puede ser más más costoso, por cuanto se deberá invertir en su capacitación, entrenamiento y demás aspectos para ponerlo a la altura del que se fue.

Y en estos tiempos, en los que la pandemia ha hecho estragos en las economías y los negocios, es importante contar con ese personal altamente capacitado para enfrentar los retos diarios y los que se avecinen. Perderlo podría ser irreparable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *